Bastardo


Mi padre, le he mirado directo a los ojos...
y le he desconocido.

Preferí vestirme de bastardo
y renunciar a todo.

Nunca fui bueno buscando atajos
porque siempre termino en caminos largos.

No soy bueno haciendo amigos,
y menos aún buscando simpatía del tirano.

¿De dónde proviene esta rabia que me domina?
¿Qué es lo que busco tanto que no encuentro?

¿A dónde nacen los demonios que me consumen?
¿Qué me involucra en las batallas de lo invisible y eterno?

Todos llevamos dolor y miseria en el hatillo
pero muchas veces siento que me alimento de ello.

Que colecciono lo que otros llorarían y dejarían al olvido
Que la nostalgia y amargura llenan mi morbo y vicio.

Y así fue entre mis pesadas tinieblas que miré sus ojos muertos
y en mis entrañas descompuestas renuncié a lo que fuera su herencia.

Soy aquel hijo que no es reconocido,
y eso me convierte en un bastardo.

Porque en sus ojos pude leerlo...
para él tambien he muerto.


Andres Guzman.

No hay comentarios: